25 de octubre de 2008

Castañas

Llegó el otoño y las castañas... En las calles aparecen puestos dedicados a asar y vender castañas, que te entregan calentitas en cucuruchos de papel de diario.


En Catalunya hay una fiesta tradicional llamada la "Castanyada", se celebra el 31 de octubre, en la vigilia de Todos los Santos. En la "Castanyada" es habitual celebrar comiendo castañas asadas o tostadas como postre junto a una copa de moscatel u otro vino dulce.
 
Para esta fecha también se elaboran otros postres típicos llamados "Panellets", dulces a base de boniato (camote), almendras, huevo y azúcar recubiertos de piñones.
 


Existen varias leyendas en torno a esta tradición. Una de ellas se remonta a la Edad Media, cuando las campanas de todas las iglesias tocaban en honor a los difuntos (aún se continua haciendo en muchos pueblos). Tras el duro trabajo que esto significaba para los campaneros, estos recuperaban fuerzas y se reponían del frío comiendo castañas asadas.


¡Es muy importante hacer un pequeño corte en las castañas antes de ponerlas al fuego, porque como tienen un alto contenido de agua, esta se evapora y las castañas explotan!


La castaña contiene hidratos de carbono lo que convierte a este fruto seco en un producto muy energético. Su poder calórico es mucho menor que en otros frutos porque su contenido en grasas es muy bajo. Las castañas también son ricas en fibra, vitaminas del grupo B, potasio y hierro.