29 de mayo de 2009

Granada


A comienzos de primavera visitamos Andalucía. Estuvimos el Sevilla, en algunos Pueblos Blancos y terminamos en Granada. Fue un viaje espectacular.
.
Al llegar a Granada, nos encontramos con una pequeña feria. El olor a té, especias y rosas inundaban las calles que bordean la catedral.



Paseamos, compramos el aromático y floral "té de Granada" y nos dirigimos a nuestro hotel.


Grata sorpresa llegar a los Apartamentos MontesClaros, situados entre los barrios históricos Albaycín y SacroMonte, frente al Alhambra, una vista espectacular. Nos quedamos en un departamento nuevo y totalmente amoblado, muy cómodos. Nos sentimos en casa. Paco, su dueño, es un muy buen anfitrión.

Estuvimos sólo dos días en Granada y nuestro itinerario fue el siguiente: tapas, paseo, tapas, Alhambra, paseo, tapas. Nuestra visita a la ciudad coincidió con el Granada de Tapas.

El primer bar al que llegamos fue Casa Torcuato, situado en la calle Pagés 31. La caña costaba 1,30 €, a continuación las tapas que nos pusieron por cada cerveza.


Continuamos nuestro paseo por el Albaycín, visitamos algunas fábricas de cerámicas.


Luego llegamos a La Higuera (Horno del Hoyo, 17). Este bar cuenta con un patio interior privilegiado en el que estuvimos sentados algunas horas. El lugar es agradable y tranquilo, a pesar de tener mucha vida. Las cañas también costaban 1,30 € y para acompañarlas; berenjenas con miel, papas bravas y olivas.

Cerca de La Higuera, estaba la Calle Panaderos, ahí llegamos a la Panadería María (desde 1953), nos ofrecieron probar las salaillas y nos parecieron deliciosas. Nos llevamos varias y también un pan con aceite, nueces y pasas.
.

Paseamos, caminamos, nos perdimos y descubrimos preciosos rincones de los barrios SacroMontes y Albaycín.
Por la noche fuimos a la antigua y recomendada "Bodegas La Mancha", antiguas bodegas Castanedas (Joaquin Costa 10). Lo que más me gusto en este lugar fueron las sabrosas habas con jamón..


Nos quedamos con hambre... y decidimos volver a al SacroMonte, nos dirigimos a la Entraiya, Comí unos exquisitos espárragos. Para acompañar las cañas, una tapa de brochetas de pollo y berenjenas fritas. De postre una mousse de membrillo. Fuimos muy bien atendidos por Rafael, su dueño. La Entraiya fue mi bar preferido, ambiente familiar, platos caseros y cocina a la vista.
.


Quedé alucinada con las tapas que acompañan una cerveza, ¡que generosidad! Bebes tres cañas y puedes darte por cenado.

Al día siguiente visitamos el Alhambra, imperdible, una experiencia espectacular, sin palabras para describirlo...
.

Hace unos días, nostálgica de las maravillosas vistas de Granada, encontré este blog http://besarseengranada.blogspot.com/.

10 comentarios:

Marta dijo...

Sol, a mi me encanta Granada. Cuando vivía en Málaga era capaz de conducir durante una hora hasta allí sólo por pasear por el Paseo de los Tristes y tomar unas tapillas.
Me alegro que hayas disfrutado del sur que yo tanto añoro.
Besos

CocinArte dijo...

Sol, adoro Granada!!!Me encanta pasear y tapear por sus calles. Y tienes toda la razón, las tapas son tan generosas...que cenas con tres cañas!!

Besitos
Núria

arrozconbacalao dijo...

Granada es mágica, simplemente, no sólo por una historia tan mestiza y orgullosa, sino por su ambiente, su generosidad, el clima, todo. Vaya tesoros tenemos en esta península...

Ya podía ponerse de moda lo de las tapas en Barcelona, aquí te tomas tres cañas y lo único sales con el bolsillo vacçio y más hambre que antes de empezar...

Dolorss dijo...

Precioso todo, no sabe una por donde empezar a disfrutar si del ambiente, los monumentos, la gastronomía... hija... que envidia más sana.
besos

Zerogluten dijo...

Yo estoy absolutamente convencida de que Granada es de las ciudades más bonitas del mundo y pese a que no conozco mucho mundo, creo que no me equivoco en mi afirmación.
Hay que ir a Granada.
Me encantó ver tus fotos y tus comentarios acertadísimos.
Besitos sin gluten

Carlos Dube dijo...

Estoy con María Luisa. Granada quizás sea una de las ciudades más bonitas de España. Ciudad llena de contrastes, historia, cosas que hacer y mucho ambiente. Su luz en invierno reflejo de sus montañas la hacen muy especial. Pues en cuanto a las tapas, si os hubiéseis ido a tapear a los pueblos limítrofes hubiérais alucinado. Aunque claro el contraste de ir de cañas cerca de la catedral y en pleno casco, compensa con creces lo que ya vísteis que se ofrecía en tascas y bares. Me quedo con las referencias que nos has dado que no las conozco. Un saludo.

Kako dijo...

Granada es maravillosa. concuerdo como tú, las tapas son realmente para cenar, muy grandes. Anotaré los apartamentos que mencionas, para un segundo viaje.
Una delicica de fotos, quiero ver pueblos blancos!
Besos.

Akane dijo...

Me ha encantado! Me he acordado de mi visita a Granda de febrero. Ahora debe ser una gozada pasear por sus calles, con el buen tiempo.

Lo de las taps es cierto, yo alucinaba de lo generosas que son! Y de muy buena calidad en general. No me extraña que sea el deporte local el tapeo :D

Un abrazo

marilu perez dijo...

Sol, menudos viajecitos que haces! Que envidia! Y yo aquí en la ofi, achicharrada de carlor...Pásalo muy bien y sigue poniendo fotos! (Me ha encantado el collage)

daphne!!! dijo...

sol!! qué es ese postre que se ve al final como con galleta molida arriba??? mmmmmmMMMMmmmmm! está todo muy tentadooooooorrrrsísimoooo!!!!!
besooooos!!!!